Miércoles Santo 2021

Miércoles Santo 2021

Actualidad

Miércoles Santo, llegó el día más esperado por los hermanos de Pasión y los cerrojos San Basilio volvían a descorrerse después de un año de enfermizo letargo.

De nuevo la primavera floreció en torno a nuestros Sagrados Titulares y en el barrio de los patios, rosas, orquídeas, claveles y lirios volvieron a conformar el exorno floral de un elegante y cuidado altar engalanado para honrar y venerar a los habitantes más ilustres del Alcázar Viejo.

Nuestro Padre Jesús de la Pasión se presentaba ante su pueblo portando su recién restaurada “cruz barroca”, luciendo su nueva “Túnica de la Corona” y tocado por sus exquisitas potencias de plata sobredorada y pedrería, todo ello patrimonio atesorado gracias a la devoción y el esfuerzo de los hermanos y devotos de nuestra cofradía. Su espectacular presencia podía ser contemplada en el prebisterio de nuestra sede sobre un calvario asilvestrado y flanqueado por seis hachones de luz.

 

A su espalda, siguiendo sus pasos bajo un elegante dosel de terciopelo rojo, se presentaba María Santísima del Amor junto a su inseparable San Juan Evangelista. Ataviada con sus mejores galas, nuestra Titular mariana lucía la saya burdeos bordada en oro fino que, en su día, su cuadrilla de costaleros encargara a Mercedes Castro, el fajín rojigualda que en 1995 le impusiera el Cuerpo Nacional de Policía y la corona de salida que, a mediados del siglo pasado, elaborara el orfebre García Armenta. San Juan Evangelista, testigo siempre fiel de su dolor, la acompañaba portando su matolín de brocado rojo con un cuello de encaje en punto duquesa y luciendo un bonito nimbo en plata sobredorada, obra del orfebre D. Jesús Amaro y sufragado por el Grupo Joven de nuestra Hermandad.

Durante cuatro horas, bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria, un reguero incesante de fieles y devotos no dejaban de acudir a contemplar y presentar sus respetos ante nuestros Sagrados Titulares. Muy comentada por los asistentes fue la grata sorpresa de poder contemplar las diferentes insignias y elementos que conforman el cortejo procesional de nuestra Hermandad en su tradicional Estación de Penitencia del Miércoles Santo, expuestas ordenadamente en la nave lateral y en la capilla de nuestra sede canónica. Esta experiencia se vio engrandecida, aún más si cabe, por interpretación de marchas procesionales en directo a piano y violín, además de las tradicionales saetas interpretadas espontáneamente por el público asistente. Todo ello vino a poner la banda sonora a esa atípica tarde de Miércoles Santo.

Cuando el reloj marcaba las ocho de la tarde, se cerraron las puertas y el templo quedaba reservado para aquellos hermanos y hermanas que quisieron participar en la iniciativa de “Papeleta de Sitio Solidaria”, cuyo importe se destinaría íntegramente a la obra social y de caridad de la Hermandad.

Durante las siguientes dos horas este nutrido grupo de hermanos y hermanas, organizados en dos grupos para garantizar las normas de seguridad socio-sanitaria, pudieron acceder al templo y disfrutar de momentos de gran emoción, oración y recogimiento ante nuestros Sagrados Titulares mitigando, de esta forma, el vacío que la circunstancia de no poder realizar estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral por tercer año consecutivo ha ido calando en el ánimo de todos nosotros

Numerosos fueron también los medios de comunicación que acudieron a nuestra sede canónica que, junto la retransmisión de toda la jornada por parte de la Hermandad a través de sus canales de redes sociales, pudieron llevar la imagen de nuestros Sagrados Titulares a todos los hogares de Córdoba y Andalucía, en general, y al de todos los hermanos y hermanas de Pasión que, por diferentes circunstancias, no pudieron compartir presencialmente este momento.

Una emotiva jornada la vivida el pasado Miércoles Santo en la que pudimos postrarnos ante la presencia de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, María Santísima del Amor y San Juan Evangelista para implorarles que sigan ayudándonos a cargar con nuestra propia cruz y guiándonos por el camino del bien para que, llegado el día, alcancemos la gloria de su cielo.

 

Te puede interesar…

Menú