Patrimonio

PASO DEL SEÑOR

El paso de Nuestro Padre Jesús de la Pasión es uno de los proyectos de mayor envergadura de nuestra Hermandad que se llevó a cabo durante el mandato como Hermano Mayor de D. Joaquín Fernández de Córdova y Martel. Aunque el acuerdo de la Junta de Gobierno para su ejecución se toma en noviembre de 1949, su materialización se demora hasta abril de 1954, fecha en la que se nombra una comisión encargada para la elección del diseño y la supervisión de su desarrollo. Entre los dos proyectos presentados se opta por el del prestigioso tallista cordobés Rafael Valverde Toscano, tal y como consta en el Libro de Actas de aquella fecha:

“Seguidamente y por la Comisión encargada de pedir los proyectos y presupuestos para la construcción del nuevo paso para el Señor fueron presentados dos, acordándose por unanimidad aprobar el presentado por el Sr. Valverde, quedando encargada dicha comisión para darle la conformidad a dicho señor, así como solicitar del mismo rebaje algo el presupuesto”.

Desde aquellos días del año 1955, Nuestro Padre Jesús de la Pasión va sobre el paso que se realizó en el taller de Rafael Valverde Toscano, sobre diseño de su hijo Rafael Valverde Luján, y siendo posteriormente restaurado en 1988 por su otro hijo, Andrés Valverde Luján.

El paso está tallado en madera de abedul, barnizado y patinado. Su diseño responde al estilo barroco, presentando dos cuerpos. El superior o canastilla está decorado por abundantes elementos vegetales en el que destacan cuatro grandes cartelas ovales situadas en el centro de los respiraderos y en las que se interpretan en relieve escenas evangélicas de la vida de Nuestro Señor: la cartela frontal recoge la escena de Cristo en el Calvario, la trasera representa la escena de Cristo camino del Calvario sufriendo azotes y siendo ayudado por el Cirineo; en el lado derecho aparecen representadas las tentaciones de Jesús por el Diablo  y en el izquierdo el beso de Judas.

La canastilla se apoya en una cornisa de la que pende el cuerpo inferior, formado por caídas de motivos vegetales tallados en el mismo estilo, destacando el escudo de la hermandad en el frontal y unas cabezas de querubines en los laterales, esquinas y parte trasera del paso. En las cuatro esquinas presenta sendos faroles tallados en el mismo estilo.

Mención especial merece el llamador con forma de cruz arbórea que representa el escudo de la hermandad y cuya pieza es donada por los hermanos costaleros.

En 1996 y 2004, D. José Carlos Rubio Valverde acomete dos nuevas restauraciones. En la primera, además de los arreglos propios del deterioro sufrido en las diversas salidas y traslados, fueron añadidas una crestería y las maniguetas. Ya iniciado este siglo, este mismo autor lleva a cabo una ampliación de las dimensiones iniciales, por lo que tiene que añadir nuevos elementos ornamentales con motivos vegetales,  así como la incorporación de nuevos faroles laterales y cuatro ángeles portando atributos pasionistas en cada esquina del paso.

GALERÍA

PASO DE PALIO

Según reflejan los archivos de nuestra diócesis, el Titular cristífero de la Hermandad de Pasión realiza su primera estación de penitencia fuera de las murallas del Alcázar Viejo el Jueves Santo de 1941, aunque al año siguiente comenzaría a realizarla el Miércoles Santo hasta nuestros días. No obstante, no sería hasta la Semana Santa de 1949 cuando se incorporarían al cortejo penitencial las imágenes de María Santísima del Amor y San Juan de la Palma, que posteriormente adquiriría la advocación de Evangelista.

Tal iniciativa puede llevarse a cabo gracias a la colaboración de los hermanos Rafael Bocero Dobado y Manuel Ramírez Calatrava, quienes sufragan los gastos de las andas y corona de plata de la Virgen. Unos años después, concretamente en abril de 1952, se aprueba la realización de unos respiraderos de metal plateado tal y como quedó reflejado en el acta del Cabildo celebrado para esta ocasión:

«Por los señores Maestre, García Armenta, Cañete y Manuel Ramírez, componentes de la comisión para llevar a cabo la construcción de los respiraderos para el paso de la Virgen, fue presentado un dibujo y presupuesto de D. Rafael León […] cuyo dibujo estaba hecho por nuestro delegado artístico D. José García Armenta, el cual fue aprobado, así como el presupuesto citado».

Los gastos originados para la adquisición de los vistosos respiraderos del paso de la Virgen del Amor van a ser sufragados gracias a los beneficios adquiridos con la realización de rifas y a las aportaciones de los miembros de la junta de gobierno y devotos del barrio.

En los primeros años de  la década de los 80, comienza un importante y necesario proceso de modernización de la Semana Santa cordobesa, en general, y de la Hermandad de Pasión en particular. Bajo el mandato como Hermano Mayor de D. Lucio Gómez Gozalo se inicia un periodo en el que se llevan a cabo ambiciosos proyectos en el seno de nuestra Cofradía. Una de las principales novedades es la adaptación de la mesa del paso para ser portada por costaleros y la incorporación del palio ochavado para que María Santísima del Amor y San Juan Evangelista pudieran realizar estación de penitencia en la Semana Santa de 1983. Para ello se tuvo que acometer una importante reforma en la sede canónica de nuestra Hermandad como fue la apertura de la puerta exterior en la capilla de Nuestra Señora del Tránsito para que los pasos de Nuestros Sagrados Titulares pudieran salir portados por sus respectivas cuadrillas de costaleros.

En 1990 se acomete una radical remodelación del paso de María Santísima del Amor, se suprime su característica ochava apostando por una nueva mesa de forma rectangular a la que se le incorporan unos nuevos respiraderos de alpaca plateada entre los que destaca una elegante hornacina en el frontal con la imagen de San Basilio. Las piezas a las que hacemos referidas fueron obra de los talleres sevillanos de la Viuda de Villarreal y se fueron completando en 1992 y 1994.

El paso de palio se completaba con  doce varales en alpaca plateada realizados en 1983 por el artista sevillano D. Manuel de los Ríos Navarro; una peana de alpaca plateada, realizada en 1968 por los talleres Angulo de Lucena; media docena de atractivas jarras con dos asas, obra de D. Emilio García Armenta en 1968; y una candelería conformada por sesenta y dos piezas en fundición de metal plateado realizadas en 1957 por los talleres Angulo.

Las bambalinas del palio estaban realizadas en terciopelo rojo cereza y fueron diseñadas por fray Ricardo de Córdoba. En su parte superior presenta unas formas de ondas rematada por un fino cordón de oro y en la inferior otras de trazas similares, aunque más amplias de trazo, rematadas con flecos dorados de bellota.

Mención especial merece el llamativo y original llamador del paso que representa la imagen de un pelícano abriéndose el pecho para alimentar a sus polluelos en un claro gesto de amor, haciendo referencia a la advocación de nuestra Titular mariana. Esta pieza de fundición plateada, fue diseñada el imaginero cordobés D. Antonio Bernal, labrada por D. Francisco Díaz Roncero y sufragada por los costaleros en 1995, tal y como consta en la inscripción: “De tus costaleros a tu Divina Gracia”.

En el año 1989, con motivo de la celebración del quincuagésimo aniversario de la primera salida procesional de María Santísima del Amor y San Juan Evangelista, se lleva a cabo una profunda restauración de los varales y se estrenan las jarras del paso de palio que aun se lucen a día de hoy cada Miércoles Santo. Todo este proyecto es materializado  es por los Talleres Villarreal de la vecina localidad sevillana.

Como últimas incorporaciones para el paso de palio nuestra Hermandad destacamos la adquisición de una nueva candelería realizada por D. Antonio Cuadrado en el año 2006, que se vería posteriormente notablemente incrementada en el 2009, así como los bordados de las bambalinas frontal (2006) y trasera (2009) del palio por Dña. Mercedes Castro.

GALERÍA

Menú